¿Qué es la Alergia Ocular?s

¿Qué es la alergia ocular?

Alergia Ocular

La alergia ocular es una condición común que generalmente afecta la conjuntiva del ojo, por lo cual a menudo se la denomina conjuntivitis alérgica.

Se caracteriza por una inflamación ocular recurrente y bilateral, que con mayor frecuencia tiene su causa en alergenos (toda sustancia que, al entrar en contacto con los tejidos, induce a un estado de sensibilidad y/o resistencia a dicha sustancia) tales como polen, caspa de los animales o ácaros.

La conjuntiva es una fina membrana mucosa transparente que recubre la superficie anterior del globo ocular y posterior de los párpados. Es el tejido inmunológicamente más activo del ojo externo, ya que actúa como defensa frente a infecciones y traumatismos.


¿Cuáles son los síntomas de la Alergia Ocular?

Alergia Ocular

Los síntomas iniciales habituales de la conjuntivitis alérgica incluyen enrojecimiento, lagrimeo, ardor, puntadas y picazón, que son los síntomas característicos de la conjuntivitis alérgica. Otros síntomas aparecen con frecuencia dispar en las diferentes categorías de la enfermedad.


¿Existen distintos tipos de Alergia Ocular?

La alergia ocular se divide en 5 grandes categorías:

1. Conjuntivitis alérgica estacional, también denominada rinoconjuntivitis alérgica:
puede ser estacional o perenne.

Síntomas:
Picazón moderada
Lagrimeo
Ardor
Sensación de presión en la parte posterior del ojo

Signos:
Ocasionalmente no posee signos clínicamente observables
Edema de conjuntiva
Dilatación de vasos conjuntivales
Leve inflamación de los párpados
Puede ocurrir una reacción papilar, pero no papilas gigantes

Factores patogénicos:

Respuesta de hipersensibilidad tipo I a los alergenos del aire, desgranulación de mastocitos en la conjuntiva y la liberación de mediadores activos farmacológicamente, causando vasodilatación y picazón, edema y enrojecimiento, eosinofilia del tejido local que ayuda a la inhibición de la reacción inflamatoria.

Diagnóstico diferencial:
Irritación por sustancias tóxicas
Cuerpo extraño debajo del párpado superior
Dermatitis de contacto
Ojo seco moderado

2. Queratoconjuntivitis atópica: la mayoría de los pacientes que la padecen son varones entre 29 y 47 años de edad. Esta afección aparece en la juventud avanzada y se extiende hasta la cuarta o quinta década de vida.

Síntomas:
Perennes
Asociación mínima con cambios a clima caluroso
Picazón moderada a severa
Quemazón
Lagrimeo con secreción acuosa o mucopurulenta
Fotofobia

Signos:
Márgenes palpebrales indurados y liquenificados
Conjuntiva pálida con hipertrofia papilar
Hiperemia
Dermatitis atópica, eczema

Alteraciones corneales:
Pannus
Ulceración
Cicatriz
Queratocono
Queratitis epitelial punctata
Cataratas en el 10% de los casos

Factores patogénicos:
Causa desconocida
Infiltración de mastocitos, basófilos, eosinófilos y quizá linfocitos
Quizá respuesta inmunitaria mediada por células

3. Queratoconjuntivitis vernal: ocurre especialmente en los lugares de clima seco y caluroso. La denominación "vernal" se debe a que los síntomas empeoran en primavera, aunque para muchos pacientes esta alteración se presenta durante todo el año. El pico estacional es de octubre a febrero con un máximo en diciembre. Los síntomas y signos distintivos son: picazón intensa (que se agrava hacia la noche); sensación de calor, presión y sensibilidad en los ojos; lagrimeo, fotofobia y secreción amarillenta o blanquecina.

Síntomas:
Picazón intensa, que se agrava hacia la noche
Sensación de calor, presión y sensibilidad en los ojos
Lagrimeo
Fotofobia

Signos:
Secreción amarillenta o blanquecina
Las formas palpebrales y limbares coexisten aunque suele predominar una de ellas
Papilas elevadas y duras de diversos tamaños
Queratitis epitelial con punteado de la córnea
Ulceras vernales raras

Alteraciones conjuntivales:
Formación de papilas gigantes

Alteraciones limbares:
Edema y engrosamiento
Formación de nódulos grisáceos
Formación de puntos de Trantas

Alteraciones corneales:
Queratopatía punctata fina
Erosiones epiteliales punctata finas
Formación de úlcera corneal
Formación de placas
Formación de pannus

Factores patogénicos:
Hipersensibilidad de tipo IV
Hipersensibilidad de tipo I
Gran proliferación de colágeno
Mastocitos en el epitelio
Eosinófilos y basófilos en el epitelio y en la "sustancia propia"
Linfocitos en la sustancia propia
La mayoría de los monocitos se halla desgranulado

4. Conjuntivitis papilar gigante: es una afección inflamatoria de la conjuntiva asociada con el uso prolongado de lentes de contacto. También las prótesis oculares y las suturas prominentes pueden inducir una conjuntivitis papilar gigante.

Síntomas:
Secreción y leve picazón a la mañana
Moco abundante a la mañana
Adherencia de los párpados
Dolor al usar lentes de contacto
Picazón cuando las lentes de contacto están puestas
Movimiento de las lentes

Signos:
Las lentes cubiertas de material opaco amorfo
Papilas elevadas con puntas achatadas
Eritema y edema de la conjuntiva tarsal superior

Factores patogénicos:
Trauma del párpado superior por sustancia extraña (e.g. lente de contacto, sutura protuberante, prótesis)
Exposición del párpado superior a alergenos
Infiltración celular anormal
Mastocitos del epitelio
Eosinófilos y basófilos en el epitelio y sustancia propia
Un tercio de los mastocitos se halla desgranulado

Diagnóstico diferencial:
Queratoconjuntivitis vernal

5. Conjuntivitis alérgica de contacto: se manifiesta en pacientes con reiteradas exposiciones a agentes sensibilizantes, tales como medicamentos oftálmicos, cosméticos, conservantes en soluciones, jabones, etc.

Síntomas:
Picazón severa
Quemazón
Lagrimeo
Fotofobia

Signos:
Conjuntiva con marcada vasodilatación y quemosis
Respuesta papilar
Pueden desarrollarse opacidades y queratitis punctata epitelial
Los párpados pueden enrojecerse, edematizarse y ulcerarse

Factores patogénicos:

Exposiciones reiteradas a agentes sensibilizantes, tales como medicamentos oftálmicos, cosméticos, conservantes en soluciones, jabones, etc. La subsecuente exposición a la sustancia causal, luego de la sensibilización, puede conducir a una respuesta alérgica.

Trauma del párpado superior por sustancia extraña (e.g. lente de contacto, sutura protuberante, prótesis)

Diagnóstico diferencial:
Dermatitis eczematosa
Blefaritis seborreica

¿Cómo se diagnostica la Alergia Ocular?

El médico especialista confeccionará una historia clínica del paciente, detallando:

Antecedentes personales o familiares de alergia

Descripción de los síntomas: prurito ocular, lagrimeo, fotofobia, edema, sensación de cuerpo extraño, asociación con síntomas de otros órganos (estornudos, picazón nasal, obstrucción nasal, picazón o lesiones en la piel, tos, disnea, etc.);

Temporalidad de los síntomas (se producen el alguna época en particular, o son continuos durante todo el año);

Identificación de posibles alergenos: presencia de animales domésticos, características de la vivienda y otros ámbitos habituales, etc; Para confirmar los posibles alergenos causantes de la Conjuntivitis Alérgica se pueden realizar algunos de los siguientes estudios:

Pruebas de alergia: se probarán, para observar la reacción sobre la piel, diferentes alergenos (ácaros del polvo doméstico, pólenes, hongos, epitelio de animales domésticos, otros posibles alergenos); Prick Test para las pruebas de alergia: se realiza una pequeña punción, generalmente en la superficie interna del antebrazo, y se coloca una gota de alergeno. Al penetrar el alergeno en el interior de la piel, se produce una reacción de las células sensibilizadas, que dará lugar al enrojecimiento y picazón en la zona;

Determinación de la IgE total y específica: es una prueba de laboratorio;

Prueba de provocación conjuntival: se aplica el alergeno en la conjuntiva de un ojo y se observa la posible aparición de síntomas alérgicos.

¿Cómo puede tratarse la Alergia Ocular?

Existen dos vías de tratamiento de la Alergia Ocular:

Tratamiento No Medicamentoso:

Remoción de los alergenos: eliminar o evitar aquellos lugares donde puede acumularse polvo (alfombras, sillones, cortinas, libros, etc);

Limpiar con trapos húmedos o aspirar;
Utilizar recubrimientos contra ácaros en almohadas y colchones;
Evitar el contacto con la caspa y pelo de los animales;
Limpiar con frecuencia las rejillas y filtros de calefacción y ventilación;
Reducir la humedad ambiental;
Realizar lavajes con solución salina y aplicar compresas frías para aliviar los síntomas oculares.

Tratamiento Medicamentoso: las opciones de tratamiento son varias. Según su función específica, los antialérgicos de uso oftálmico pueden clasificarse en:

Vasoconstrictores: reducen el enrojecimiento ocular y el edema palpebral al provocar la constricción de los vasos sanguíneos. Su acción es puramente sintomática. Ver: BAÑO OCULAR POEN®. ALOSOL®.

Antiálergicos y Antihistamínicos: actúan inhibiendo la desgranulación de los mastocitos y bloqueando a los receptores de la histamina. Ver: CLAROFTAL®; BRIXIA®; ALKET®

Antiinflamatorios no esteroides: tienen efecto antiinflamatorio, analgésico y anti-pruriginoso. Ver: POENKERAT®. NATAX®

Esteroides: su acción es netamente antiinflamatoria. Ver: LOTESOFT®; SEDESTEROL®; LARSIMAL®; TRIAMPOEN®. TALOF® Inmunosupresores.

Volver Arriba